Blog AV
2016-03-10
LAS STARTUPS, UNA NUEVA MANERA DE EMPRENDER


LAS STARTUPS, UNA NUEVA MANERA DE EMPRENDER

Dentro del mundo empresarial se podría pensar que para llegar a ser exitoso en los negocios se requiere tener estudios en universidades prestigiosas, provenir de familias pudientes o participar de círculos sociales  acomodados. Hoy en día, estos “requisitos” ya no son tan comunes.

Sin bien es cierto, la educación cumple un rol extremadamente importante; no es  menos cierto que algunos de los emprendedores con más éxito en el mundo no han salido de las aulas de Harvard o  Stanford. Este nuevo fenómeno se lo atribuye a la facilidad de acceso a la información que las nuevas generaciones poseen.

La revolución intelectual responde a las nuevas herramientas para conectar el mundo. La escasez de tiempo ya no es un impedimento para que un joven emprendedor pueda a llegar a hacer negocios al otro lado del mundo. Las distancias no pueden ser más cortas para proponer un nuevo proyecto donde uno sueñe.

Las nuevas empresas globales ya no nacen de las aulas, sino de las laptops que el nuevo emprendedor lleva a los cafés de las capitales del mundo. Ya no son de los libros, de donde se solía sacar ideas, sino, de la mente del geek que busca mejorar o crear algún servicio para beneficiar la conectividad del mundo.

Las startups nacen en respuesta a un mundo en emprendimiento constante. Según Eric Ries, una startup “es una institución humana diseñada para crear un nuevo producto o servicio bajo condiciones de  incertidumbre extrema.[1] Las startups, para que sean consideradas como tal, deben tener una organización temporal, es decir que pasado un tiempo, y en el caso de que esta despunte o muera, dejan de tener esta calidad, pues se vuelven compañías sostenibles o inexistentes; por otro lado, para que tenga la calidad de startup, debe estar en búsqueda de un modelo de negocio, es decir que debe enfocarse en cómo hacer de la startup un negocio sostenible en el tiempo; y, por último, una vez que se tenga el modelo de negocio, se debe evidenciar si el negocio en sí es escalable o replicable, o sea ver si el proyecto tiene alto potencial de crecimiento. De este último punto nacerán algunas vías de financiación del proyecto.

Como se ha mencionado anteriormente, las limitaciones para emprender en una startup son muy pocas, sin embargo, existe el reto económico que es una de las piezas fundamentales para poder comenzar. Es por ello que existen varias vías de financiación, las cuales pueden resumirse en:

1.    3F (Family, Friends and Fools): Este tipo de inversión involucra a gente cercana del emprendedor, pues en un inicio el capital requerido es mínimo, ya que la fase inicial se refiere al aprendizaje y no de rentabilidad o crecimiento.

2.    Business Angels o Business Investors: Son inversores, personas naturales, que invierten de su propio capital en un proyecto que les atrae. Este tipo de inversión también es conocido como el capital semilla. Este tipo de capital, a diferencia con el capital riesgo[2], el inversionista, además de rentabilidad, activos, salida en bolsa, desea estar dentro del crecimiento un proyecto en el que quiere ser partícipe y en el que pueda aportar.

3.    Capital riesgo o private equity: A diferencia del Business Angels, el inversionista aporta capital a cambio de participaciones en el proyecto, con el fin de lograr retornos económicos a corto o mediano plazo. La voluntad del inversionista no es permanecer en la compañías o startup, por lo que, su negocio está en recuperar el capital invertido más las utilidades que su paquete accionario haya logrado con el fin de invertir en otra startup.

4.    Family office: Este tipo de inversión es muy similar al capital riesgo, sin embargo, la diferencia está en los montos aportados y en los controles y supervisiones que tiene el inversionista con el emprendedor. Las inversiones son de gran magnitud, por lo que, las participaciones o acciones dentro del paquete, por más que sean minoritarias, el control es más fuerte, a veces, logrando el control total de manera temporal por medio de pactos extraestatutarios.[3]

5.    Venture Capital: Este tipo de inversión, a diferencia de las demás, únicamente se la da a startups maduras, las cuales ya han definido un modelo de negocio y que necesitan capital para expandirse y crecer.

Existen algunos casos en los que algunas startups ni siquiera han llegado al punto de madurez para que inversores apuesten en sus proyectos, sino que, las ideas de las personas detrás de los mismos son adquiridas de manera inmediata por compañías globales como Google.

En Ecuador, este tipo de emprendedores aun no logran la masa crítica necesaria para que sean tomados con la seriedad que se merecen, pues independientemente del entorno socioeconómico en el que se vive, los inversionistas son limitados, por no decir nulos. Es necesario comenzar a estudiar los proyectos de mentes jóvenes para apoyarlos.Como ha mencionado el periodista y autor del Libro Crear o Morir, Andrés Oppenheimer “(…) las concentraciones de mentes creativas son de lejos el principal motor de la creatividad colectiva, y un factor aún más importante que el entorno económico.

 

 



[1] http://digitalbuzzing.com/el-metodo-lean-startup-de-eric-ries/

[2]Para mayor información sobre el “Capital riesgo”, visite nuestro Blog: http://andradeveloz.com/

 

[3]Para mayor información sobre los “pactos extraestatutarios”, visite nuestro Blog: http://andradeveloz.com/

 

LA FIRMA

NUESTRO EQUIPO

BLOG AV

THINK TANK

INDUSTRIAS

ÁREAS DE PRÁCTICA

- Arbitraje y litigio complejo
- China Desk
- Competencia y regulación
- Corporativo y M&A (fusiones y adquisiciones)
- Minería

PUBLICACIONES

- Boletín Informativo
- Noticias de Competencia
- Noticias de Minería

CONTACTO

- Contáctenos
- Únete al equipo

eng

    

©2018 Andrade Veloz Abogados.
Todos los derechos reservados
©2018 Andrade Veloz Abogados
Todos los derechos reservados