Blog AV
2017-07-04
El Litigio Arbitral bajo la Teoría de Juegos


El litigio arbitral, tal como una partida de ajedrez, la competencia comercial entre dos gigantes tecnológicos o la contienda electoral de dos partidos políticos, puede observarse como un “juego” bajo la Teoría de Juegos, rama de las matemáticas aplicadas que nos ayuda a comprender la conducta humana frente a la toma de decisiones y la delimitación de estrategias.

 

En los juegos, los individuos tratan de sacar lo mejor de sí en contra de los otros y la mejor estrategia para uno dependerá, en gran medida, de lo que haga el otro, pues nos encontramos frente a las denominadas “Situaciones Estratégicas”. La Teoría de Juegos nos da predicciones muy precisas sobre cuáles serán las estrategias de las partes, quién tiene una ventaja y cuál es la probabilidad de que una u otra gane.

 

La Teoría de Juegos busca encontrar una solución común para los problemas sociales y nos da un punto de referencia para el análisis del comportamiento de los individuos en las “situaciones estratégicas”. Es decir, ayuda a prever cómo se comportarán las personas en circunstancias que cumplan las siguientes dos condiciones: (i) Los individuos tratarán de hacer lo mejor posible en contra de los otros; (ii) existe un conjunto predeterminado de reglas.

 

En el litigio arbitral, estas dos condiciones se cumplen perfectamente, ya que tanto las partes, como sus abogados, tenderán a dar lo mejor de sí para salir vencedores en el proceso arbitral, con un laudo a su favor y, asimismo, existen reglas procesales y administrativas claras y predeterminadas.

 

¿Qué determina la estrategia de cada parte?

 

Según la Teoría de Juegos, las estrategias de las partes están determinadas por tres elementos:

 

  1. Jugadores: quiénes son las partes que intervienen en el juego.
  2. Estrategias de cada Jugador: qué hace o cómo decide jugar cada Jugador.
  3. Payoffs: los beneficios que importan las estrategias de cada una de las partes.

 

De manera general, bajo las condiciones predeterminadas y el principio de racionalidad, la estrategia de cada jugador será siempre maximizar los beneficios. Sin embargo, el éxito para una parte dependerá crucialmente de lo que haga la otra.

 

¿Cómo puede conocerse la estrategia del otro jugador?

 

Para conocer la estrategia de un jugador debe predecirse primero su comportamiento y para eso será necesario examinar cómo piensa, lo que llamaremos el “pensamiento estratégico”. Asimismo, deberá tenerse en cuenta lo que dicho jugador piensa que estamos pensando sobre su comportamiento.

 

El problema con este razonamiento es que el principio de racionalidad fallará al darnos a conocer el comportamiento de otro jugador, pues presumiremos que este se comportará de acuerdo a lo que piense que nosotros estamos pensando sobre su comportamiento y viceversa, lo que se conoce como el problema de la “regresión infinita”. La Teoría de Juegos nos ayuda a superar este problema.

 

¿Puede entonces la Teoría de Juegos, a través de un modelo matemático, predecir el comportamiento de las partes en un litigio arbitral?

 

Modelar el ligio arbitral como un juego no es tarea fácil, ya que en un proceso arbitral, las decisiones resultan de las interacciones entre varios jugadores: las partes, abogados, árbitros, testigos y peritos. Sin embargo, al tratarse de un problema social, en principio, la respuesta es sí, solamente que para hacerlo, se requerirá de la ayuda de complejos modelos matemáticos.

 

Este post no analizará el modelo matemático desarrollado por John Nash[1], sino que se referirá exclusivamente al principio que subyace a dicho modelo, para extrapolarlo superficialmente al litigio arbitral, como se muestra a continuación.

 

El equilibrio de Nash

 

Cualquier problema social tiene un punto de equilibrio de Nash: un punto estable en el que todos los individuos hacen lo mejor que pueden contra los otros y, consecuentemente, obtienen el mejor resultado para sí mismos. El equilibrio de Nash es la combinación de estrategias de todos los jugadores, en las que ningún jugador puede obtener un mayor beneficio al desviarse del equilibrio o cambiar unilateralmente su estrategia. Es decir, si ambos jugadores adoptan las estrategias del equilibrio de Nash, se darán mutuamente el mejor resultado.

 

El equilibrio de Nash es muy útil y acertado en cuanto determina que los jugadores buscan obtener la mayor cantidad de beneficios y para hacerlo, deberán examinar el comportamiento del otro jugador. El equilibrio de Nash tiene intrínseca la propiedad de que nadie puede ganar, ni incrementar su beneficio, al desviarse del equilibrio por sí mismo. Un mismo juego puede tener varios equilibrios de Nash, buenos para todos y malos para todos.

 

Inicialmente, los jugadores no toman las mejores decisiones, pero a medida que el juego avanza, las decisiones también mejoran. Según la Teoría de Juegos, cuando la sociedad, los jugadores, las partes de un litigio arbitral están atrapadas en un mal equilibrio, será muy difícil que salgan del mismo.

 

En el caso de un litigio arbitral, el equilibrio de Nash implica que cada Jugador (cada parte), buscará obtener la mayor cantidad de votos en el tribunal arbitral  (beneficio) y para ello, deberán dar lo mejor de sí y examinar el “pensamiento estratégico” de la otra parte, en el mejor de los casos, haciendo uso de la Teoría de Juegos. Por ello, los abogados deberán analizar a priori, cuáles serán sus estrategias y qué decisiones tomarán, asumiendo que su contraparte conoce su pensamiento estratégico y, aunque parezca paradójico, deberán anticipar cuál será el mejor resultado para ambas partes, aun cuando una tenga que “perder”.

  

Esta nota tiene fines académicos únicamente y no representa nuestra posición como firma, ni la de nuestros abogados o clientes en casos específicos. El contenido de esta nota no puede ser interpretado como una posición de la firma o sus abogados a favor o en contra de ningún hecho o argumento de derecho. Andrade Veloz 2017 ©.

 



[1] John Forbes Nash fue un matemático estadounidense galardonado con el Premio Nobel de Economia en 1994 por sus aportes a la Teoría de Juegos. Fue él quien introdujo la distinción entre juegos cooperativos, en los que se pueden hacer acuerdos vinculantes y juegos no cooperativos, donde los acuerdos vinculantes no son factibles. John Nash desarrolló un concepto de equilibrio para los juegos no cooperativos, lo que conocemos actualmente como el equilibrio de Nash. 

LA FIRMA

NUESTRO EQUIPO

BLOG AV

THINK TANK

INDUSTRIAS

ÁREAS DE PRÁCTICA

- Arbitraje y litigio complejo
- China Desk
- Competencia y regulación
- Corporativo y M&A (fusiones y adquisiciones)
- Minería

PUBLICACIONES

- Boletín Informativo
- Noticias de Competencia
- Noticias de Minería

CONTACTO

- Contáctenos
- Únete al equipo

eng

    

©2017 Andrade Veloz Abogados.
Todos los derechos reservados
©2017 Andrade Veloz Abogados
Todos los derechos reservados