Blog AV
2017-07-18
NUEVA NORMAS PARA REGULAR EL MERCADO DE VENTA DE ELECTRODOMÉSTICOS ¿SON NECESARIAS ESTAS REGULACIONES?


El pasado viernes 7 de julio de 2017, se publicaron las “Normas regulatorias para los establecimientos especializados de venta de electrodomésticos aparatos electrónicos y otros productos”, (en adelante el “Manuel de Electrodomésticos”). A través de esta normativa, la Junta de Regulación de la Ley Orgánica de Regulación y Control de Poder de Mercado (en adelante la “Junta de Regulación”), emitió “normas regulatorias de aplicación obligatoria[1] para los operadores que comercialicen al por mayor o menor electrodomésticos, aparatos electrónicos y otros productos al consumidor final, (en adelante los “Establecimientos”)[2].

 El Manual de Electrodomésticos reguló varias conductas, siendo las más relevantes las siguientes:

  • Veracidad y transparencia de la información: Establece la obligación de proporcionar información veraz, exacta y oportuna sobre la información del producto y de las condiciones de venta[3]. En relación a los precios, estos deben ser reales y no referenciales, y cualquier modificación en estos debe ser comunicada oportunamente a los consumidores. 
  • Estado de los bienes y reparaciones: Los Establecimientos tendrán la obligación de verificar el estado de los bienes[4], responder a los reclamos de los consumidores[5] y realizar las reparaciones y sustituciones de los bienes en el caso que estos no cumplan con las condiciones pactadas[6].
  • Bienes adquiridos a crédito: Los Establecimientos podrán aplicar únicamente las tasas de interés establecidas en la Ley[7], y se deberá entregar al memento de la compra la respectiva tabla de amortización[8]. En el caso de que se inicien procesos de cobro, se deberá informar a los consumidores de los procesos de embargo y de las alternativas para recuperar los bienes[9].
  • Garantías de fabricante, garantías extendidas y seguros de los bienes: Las políticas de garantía del fabricante y las extendidas deben ser claras e indicar el alcance de la cobertura[10]. Asimismo, los Establecimientos que oferten seguros sobre los productos deberán contar con el respaldo de una empresa de seguros[11]. Los Establecimientos están prohibidos de engañar al consumidor sobre el otorgamiento de garantías “adicionales”, cuando estas sean otorgadas por el productor del bien, y no por el Establecimiento[12].
  • Descuentos y promociones: Los descuentos deberán ser calculados a partir de PVP, para lo cual, en la factura se deberá detallar el precio normal y el precio con descuento[13]. En casos de descuentos temporales, las condiciones de estos deberán ser informados oportunamente a los consumidores[14].
  • Ventas en combo: Los Establecimientos no podrán usar la entrega de productos gratuitos como “señuelos publicitarios” para atraer al consumidor. Sin embargo, se podrán ofertar productos en combo, siempre que en la factura se deje constancia del precio del combo y el descuento realizado[15].

Como se puede observar, todas estas regulaciones ya se encuentran recogidas por otras normas en nuestro ordenamiento jurídico, varias de ellas en la propia Ley Orgánica de Regulación y Control de Poder de Mercado, (en adelante la “Ley de Competencia”), y en la Ley Orgánica de Defensa del Consumidor. Por lo tanto, creemos que el rol que ha asumido la Junta de Regulación es erróneo, por varias razones.

En primer lugar, no conocemos de estudios profundos e integrales que haya realizado la Junta de Regulación o la Superintendencia sobre el sector de los electrodomésticos, de los cuales se desprenda que existen fallas de mercado que deban ser reguladas.

En segundo lugar, no conocemos de sanciones impuestas a los Establecimientos por incurrir en actos o acuerdos anticompetitivos, y que se demuestre que la aplicación de la Ley no haya sido suficiente para corregirlos.

En tercer lugar, la Junta de Regulación no posee el conocimiento y la experiencia en el sector de los electrodomésticos para actuar de regulador. Cuando se expide una medida regulatoria ex ante en un determinado mercado, normalmente lo hace un regulador, que posee tales atributos. En el mercado de electrodomésticos no existe un regulador porque históricamente no ha sido necesario. Ante esta realidad, parecería que la Junta de Regulación pretende actuar de regulador universal y residual de los mercados no regulados.

En cuarto lugar, creemos que la Junta de Regulación se ha extralimitado en sus funciones. Si bien es cierto, esta tiene la facultad de emitir normas de carácter general[16], estas deben estar encaminadas a la “aplicación de la Ley respecto del control de abuso de poder de mercado, acuerdos y prácticas restrictivas, competencia desleal y concentraciones económicas[17]”. En nuestro criterio, las disposiciones que se encuentran recogidas en el Manual de Electrodomésticos en nada contribuyen a la aplicación de la Ley de Competencia; al contrario, consideramos que esta únicamente hace un resumen de la normativa existente, sin aportar ningún beneficio para la política de competencia. Es decir, la Ley es suficiente para regular el mercado en cuestión.

En general, no se comprende por qué la Junta de Regulación optó por expedir una regulación ex ante en lugar de aplicar la Ley ex post. Cabe mencionar que a nivel mundial, los países han sido reacios a expedir regulaciones ex ante cuando existe una ley de competencia que pueda corregir las fallas del mercado.

 La autoridad europea, por ejemplo, ha establecido 3 criterios acumulativos que deben cumplirse para justificar una medida regulatoria ex ante: 

a. Que existan barreras fuertes y no transitorias de entrada al mercado;

b. Que se trate de mercados; estructuralmente anticompetitivos; y

c. Que la legislación de competencia sea insuficiente.

 En nuestro país no existen estudios técnicos que demuestren que dichas circunstancias concurren.

Nótese que no cuestionamos que pudieran existir fallas en el sector de los electrodomésticos que deban ser corregidas, lo que cuestionamos es la necesidad de emitir una normativa específica para un mercado en el que la normativa existente es aplicable.   



[1] Art. 1 del Manual de Electrodomésticos.

[2] Art. 2 del Manual de Electrodomésticos.

[3] Art. 5 (1) del Manual de Electrodomésticos.

[4] Art. 5 (2) del Manual de Electrodomésticos.

[5] Art. 5 (3) del Manual de Electrodomésticos.

[6] Art.5 (4) del Manual de Electrodomésticos.

[7] Arts. 5 (7) y 7 del Manual de Electrodomésticos.

[8] Art. 7 y  del Manual de Electrodomésticos.

[9] Art. 5 (6) del Manual de Electrodomésticos.

[10] Arts. 8 y 9 del Manual de Electrodomésticos.

[11] Art. 5 (8) del Manual de Electrodomésticos.

[12] Art. 10 del Manual de Electrodomésticos.

[13] Art. 13 del Manual de Electrodomésticos.

[14] Art. 14 del Manual de Electrodomésticos.

[15] Art. 15 del Manual de Electrodomésticos.

[16] Art. 35 de la Ley de Competencia. 

[17] Art. 42 del Reglamento de la Ley de Competencia. 

LA FIRMA

NUESTRO EQUIPO

BLOG AV

THINK TANK

INDUSTRIAS

ÁREAS DE PRÁCTICA

- Arbitraje y litigio complejo
- China Desk
- Competencia y regulación
- Corporativo y M&A (fusiones y adquisiciones)
- Minería

PUBLICACIONES

- Boletín Informativo
- Noticias de Competencia
- Noticias de Minería

CONTACTO

- Contáctenos
- Únete al equipo

eng

    

©2017 Andrade Veloz Abogados.
Todos los derechos reservados
©2017 Andrade Veloz Abogados
Todos los derechos reservados