Blog AV
2017-07-27
¿Puede ser una sociedad civil socia o accionista de una compañía limitada o anónima?


A la hora de constituir una compañía[1], es necesario saber quién puede ser o no socio o accionista (personas jurídicas) de una compañía en formación. Este lineamiento también se lo debe seguir cuando se requiera la transferencia de las participaciones o acciones de la compañía formada.

Muchas personas, antes de iniciar un negocio, creen en la necesidad de formar una sociedad accidental o cuentas en participación[2] pensando que por el volumen de inversión o ventas al inicio de un negocio no es relevante para constituir una compañía limitada o anónima, pues el pensamiento común es de que estas últimas son más complicadas de manejar, o que pueden ser más costosas al momento de formales y administrarlas.

La formación de una sociedad limitada o anónima trae consigo formalidades específicas; sin embargo, por el lado de costos, la constitución de estas puede llegar a ser más económicas, en comparación con la sociedad accidental o cuentas en participación, a mediano o largo plazo.

Con relación a si las sociedades accidentales o cuentas en participación puedes ser socias o accionistas de una compañía limitada o anónima, el artículo 145 de la Ley de Compañías establece que:[l]as personas jurídicas[3] nacionales pueden ser fundadoras o accionistas en general de las compañías anónimas”.

Ahora bien, independientemente de lo antes mencionado, de las formalidades y finanzas que cada una de las compañías- que la Ley de Compañías reconoce[4]- pudieren tener, para que una de estas pueda ser socia o accionista de otra, se debe tener en cuenta que estas deben gozar de personalidad jurídica[5].

Con relación a lo antes mencionado y concatenando lo establecido en el artículo 145 de la Ley de Compañías y 564 del Código Civil antes citado, la sentencia No. 0131-2016 dela Sala de los Civil, Mercantil de la Corte Nacional de Justicia del 24 de junio de 2016, establece que “[e]l reconocimiento que la propia ley hace respecto de la compañía accidental o cuentas en participación al encontrarse exenta de las formalidades establecidas para las compañías, la clasifica de acuerdo con su naturaleza en una sociedad civil. La razón de ello se basa en no tener personalidad jurídica ni patrimonio propio e independiente de los asociados”.

Además de lo mencionado, y aparte de que la Ley de Compañías reconozca a la sociedad accidental o cuentas en participación, se debe tener en cuenta que la personalidad jurídica de una compañía está directamente atada al formalismo de la inscripción en el Registro Mercantil, de conformidad al artículo 136 y 146 de la Ley de Compañías[6].

Es así que las sociedades accidentales o cuentas en participación no puede ser socias o accionistas de las compañías limitadas o anónimas, pues no cumplen con el formalismo esencial para que adquieran la personalidad jurídica necesaria, la cual se obtiene con la inscripción en el Registro Mercantil. Es por ello que la jurisprudencia las considera como compañías civiles. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



[1]Artículo 1957 del Código Civil define a la sociedad o compañía como el “contrato en el cual dos o más personas estipulan poner algo en común, con el fin de dividir entre sí los beneficios que de ello provengan”.

Por otro lado, el artículo 1 de la Ley de Compañías define a la compañía como el “contrato mediante el cual dos o más personas unen sus capitales o industrias para emprender en operaciones mercantiles y participar de sus utilidades”.

[2] La asociación o cuentas en participación es aquella en que un comerciante o no, da a una o más personas la capacidad para que intervenga de forma directa en la participación de las utilidades o pérdidas de una o más operaciones o de todo su comercio. No hay responsabilidad solidaria aunque conceptualmente se considere a este tipo de asociación como equitativa e intervencionista tanto en las pérdidas así como en las ganancias o utilidades.

http://www.derechoecuador.com/articulos/detalle/archive/doctrinas/derechosocietario/2013/10/01/companias-de-comercio-en-la-legislacion-ecuatoriana

[3] De acuerdo con el artículo 564 del Código Civil, se entiende como persona jurídica como: “(…) una persona ficticia, capaz de ejercer derechos y contraer obligaciones civiles, y de ser representada judicial y extrajudicialmente.

[4] Artículo 2 de la Ley de Compañías:

Hay cinco especies de compañías de comercio, a saber:

 La compañía en nombre colectivo;

La compañía en comandita simple y dividida por acciones;

La compañía de responsabilidad limitada;

La compañía anónima; y,

La compañía de economía mixta.

Estas cinco especies de compañías constituyen personas jurídicas.

La Ley reconoce, además, la compañía accidental o cuentas en participación.

[5] Sentencia No. 78-2000, de 11 de marzo de 2003, publicada en la Gaceta Judicial 13, de 11-mar-2003: “Así (…) implica que se le permite a la persona ser titular y desarrollar actividades jurídicas; que tiene aptitud para desenvolverse y ser sujeto de la relación jurídica (…)”.

[6] Artículo 136 de la Ley de Compañías: “La compañía se constituirá mediante escritura pública que será inscrita en el Registro Mercantil del cantón en el que tenga su domicilio principal la compañía. La compañía existirá y adquirirá personalidad jurídica desde el momento de dicha inscripción.

Artículo 146 de la Ley de Compañías: “La compañía se constituirá mediante escritura pública que se inscribirá en el Registro Mercantil del cantón en el que tenga su domicilio principal la compañía. La compañía existirá y adquirirá personalidad jurídica desde el momento de dicha inscripción.

La Corte Nacional de Justicia, en la sentencia dictada por la Sala de lo Civil y Mercantil, establece que: Una de las diferencias esenciales entre una sociedad civil y una sociedad comercial estriba en la forma de constitución. Las sociedades comerciales exigen invariablemente una escritura pública y la inscripción en el registro correspondiente. En cambio, la formación de sociedades civiles no exige escritura pública, lo que implica que puede constituirse mediante documento privado. Sentencia nº 0131-2016 de Sala de Lo Civil, Mercantil de la Corte Nacional de Justicia, 24 de Junio de 2016.

 

 

 

 

LA FIRMA

NUESTRO EQUIPO

BLOG AV

THINK TANK

INDUSTRIAS

ÁREAS DE PRÁCTICA

- Arbitraje y litigio complejo
- China Desk
- Competencia y regulación
- Corporativo y M&A (fusiones y adquisiciones)
- Minería

PUBLICACIONES

- Boletín Informativo
- Noticias de Competencia
- Noticias de Minería

CONTACTO

- Contáctenos
- Únete al equipo

eng

    

©2017 Andrade Veloz Abogados.
Todos los derechos reservados
©2017 Andrade Veloz Abogados
Todos los derechos reservados