Blog AV
2018-07-03
La soledad, ¿tu mejor socio?


Al momento de emprender una actividad comercial, las personas suelen tener tres preguntas importantes que pueden hacer que la persona se retracte a la hora seguir adelante: i) ¿Cómo consigo el dinero para el negocio?; ii) ¿Con quién me uno?; y, iii) ¿Cómo limito mi responsabilidad frente a terceros?

i) ¿Cómo consigo el dinero para el negocio?

Generalmente esta pregunta se encuentra, sino es en el 100% de las personas que pretenden iniciar un negocio, en la mayoría de las cabezas de los emprendedores. La solución puede encontrase en: a) Dinero propio; b) préstamo bancario; o, c) conseguir un socio capitalista. En el Ecuador, la tercera opción c)-por no decir nula- es mínima[1].

a) Dinero propio:

Esta opción puede ser viable. Sin embargo existe mucho riesgo financiero, tanto para la persona como para la empresa. Las personas de negocios buscan  emprender un negocio con dinero de un tercero,  para evitar tener problemas financieros propios y poder dividir las finanzas personales de las empresariales.

b) Préstamo bancario:

El préstamo bancario siempre puede ser una solución a la hora de emprender, sin embargo, no muchas personas naturales[2] tienen sus records crediticios como desearían, o simplemente, habrán otros que ni si quiera los tienen, lo cual es un impedimento fatal para el negocio, además de que los préstamos pueden estar atados a intereses muy altos y existe el riesgo de un eventual conflicto legal con el banco, en caso de quiebra.

En todo caso, siempre se tendrá la siguiente  solución.

b) Socio capitalista

En concatenación con la pregunta ii) ¿Con quién me uno? mencionada en el primer párrafo, y la tercera solución indicada dentro del punto i) de este apartado, al no saber cómo conseguir dinero para el negocio, y principalmente si la opción a) antes comentada falla, los emprendedores suelen solicitar ayuda a terceros, los cuales pueden ser personas que satisfagan las necesidades del empresario, o no. Cuando las cosas no salen como el empresario las planificó respecto a su socio, no solo suelen existir problemas personales entre ellos, sino, la empresa también puede sufrir de manera inimaginable.

Este punto trae consigo otras problemáticas. La afinidad con las personas pueden cambiar con el tiempo. El involucramiento de sentimientos de los socios puede crear distorsiones en la manera de llevar un negocio. La falta de honorabilidad por parte de los socios puede causar, asimismo, un daño irreparable para la compañía, entre muchos otros casos que pueden suscitarse.

Y lamentablemente, en este último caso, se requiere del apoyo de otra persona solo por cumplir con un formalismo legal[3], el cual puede conllevar a un final no deseado.

 

Vehículos societarios

Las interrogantes a las preguntas planteadas suelen ser resueltas, generalmente, por los vehículos societarios expuestos en la Ley de Compañías[4]. Sin embargo, la normativa mencionada no  resuelve las inquietudes respecto al emprendimiento solitario, es más, según esta ley, no podría haber un emprendimiento comercial individual, primero por el número de personas que deben conformar  las sociedades de capital[5]; y, segundo, porque las sociedades de comercio que no están enunciadas en el artículo 5 de la Ley de Compañías no pueden existir como  personas jurídicas distintas a las personas individuales que las conforman.

Sin embargo, existe una inexactitud dentro de la determinación de las compañías que constituyen personas jurídicas dentro de la mencionada ley, pues la normativa no ha tomado en cuenta a las empresas individuales o unipersonales de responsabilidad limitada, de la cual  trata este  artículo.

Empresas unipersonales o individuales

Las empresas unipersonales o individuales podrían ser la respuesta a varios problemas que se pueden suscitar al emprender o continuar con un negocio.

En Ecuador, las empresas unipersonales o individuales son muy escasas y esto se debe al desconocimiento de la existencia de este tipo de vehículo societario.

En enero del 2006 se aprobó la Ley de Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada[6]. Se trata de un excelente medio para emprender de manera individual, sin tener que estar atado, muchas veces, y como se ha dicho anteriormente, a alguien que no es de nuestra confianza, únicamente por cumplir con un requisito legal.

Las ventajas de este tipo de medio societario son:

1.             Se crea un elemento jurídico independiente de la persona

Las empresas unipersonales de responsabilidad limitada son personas jurídicas[7]. Este elemento jurídico, posiblemente el más relevante, hace que el empresario limite su responsabilidad hasta la suma de su aportación.

2.             Es más sencillo poder obtener una fuente de crédito

Anteriormente se mencionó que emprender un negocio como persona natural puede ser complicado, especialmente a la hora de conseguir dinero. Al tener un vehículo jurídico independiente a su dueño, a ojos del sistema financiero, la empresa puede ser mejor vista y conseguir el crédito deseado.

3.             Exenciones tributarias

La empresa unipersonal, al ser una persona jurídica puede beneficiarse de las exoneraciones establecidas en el Reglamento para la aplicación de la Ley de Régimen Tributario Interno[8].

4.             Creación de nuevas fuentes de trabajo

Al ser una empresa, la contratación de trabajadores tiende a tener mayor formalismo, ergo, mayor seguridad para el empleador y el trabajador.

Por otro lado, la empresa es el músculo financiero del país, mucho más que si actuásemos como personas naturales, por lo que, este vehículo puede ser un facilitador de empleo en el país.

5.             Falta de control por parte de la Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros

La Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros es la entidad de control de las compañías mercantiles, cuya función es la velar la buena administración sea dentro de la compañía como en la sociedad[9]. Sin embargo, y lamentablemente, esta institución no ha cumplido con las expectativas que los empresarios tenían, especialmente a la hora de problemas internos de las compañías, por lo que, las empresas unipersonales pueden evitar cualquier obstáculo que esta entidad pone o pudiese poner, pues se constituyen bajo la aprobación del juez de lo civil.

Como se ha podido percibir, existen bondades de este tipo de sociedad, especialmente para quien quiera emprender un negocio de manera solitaria evitando varios obstáculos a la hora de cumplir con varias formalidades.

 



[1] Para poder saber cuáles son estos tipos de financiamiento, por favor visita los siguiente links del blog de Andrade Veloz : http://andradeveloz.com/blog.php?idio=esp&idSubCap=188 y

http://andradeveloz.com/blog.php?idio=esp&idSubCap=286

[2] Art. 41 del Código Civil: “Son personas todos los individuos de la especie humana, cualesquiera que sean su edad, sexo o condición. Divídense en ecuatorianos y extranjeros.

[3] Art. 1 de la Ley de Compañías: “Contrato de compañía es aquél por el cual dos o más personas unen sus capitales o industrias, para emprender en operaciones mercantiles y participar de sus utilidades”.

Por otro lado, Art. 1957 del Código Civil: “Sociedad o compañía es un contrato en que dos o más personas estipulan poner algo en común, con el fin de dividir entre sí los beneficios que de ello provengan

[4] Art. 5 de la Ley de Compañías:

Hay cinco especies de compañías de comercio, a saber:

La compañía en nombre colectivo;

La compañía en comandita simple y dividida por acciones;

La compañía de responsabilidad limitada;

La compañía anónima; y,

La compañía de economía mixta.

Estas cinco especies de compañías constituyen personas jurídicas.


La Ley reconoce, además, la compañía accidental o cuentas en participación
.

[6] R.O. No.: 196 del jueves 26 de enero de 2006.

[7] Art. 2 de la Ley de Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada: “La empresa unipersonal de responsabilidad limitada, es una persona jurídica distinta e independiente de la persona natural a quien pertenezca, por lo que, los patrimonios de la una y de la otra, son patrimonios separados.

[8] Art. (…) del Reglamento para la aplicación de la Ley de Régimen Tributario Interno:

“Las sociedades que se constituyan a partir de la vigencia del Código Orgánico de la Producción, Comercio e Inversiones; así como también, las sociedades nuevas que se constituyeren, durante el mismo plazo, por sociedades existentes, con el objeto de realizar inversiones nuevas y productivas, gozarán de una exoneración del pago del impuesto a la renta durante cinco años, contados desde el primer año en el que se generen ingresos atribuibles directa y únicamente a la nueva inversión.

[9] Art. 432 de la Ley de Compañías:

La vigilancia y control comprende los aspectos jurídicos, societarios, económicos, financieros y contables. Para estos efectos, la Superintendencia podrá ordenar las verificaciones e inspecciones que considere pertinentes.


La Superintendencia de Compañías y Valores, adicionalmente aprobará, de forma previa, todos los actos societarios y ejercerá la vigilancia y control de las compañías emisoras de valores que se inscriban en el registro del mercado de valores; las compañías Holding que voluntariamente hubieren conformado grupos empresariales; las sociedades de economía mixta y las que bajo la forma jurídica de sociedades, constituya el Estado; las sucursales de compañías u otras empresas extranjeras, organizadas como personas jurídicas; las asociaciones y consorcios que formen entre si las compañías o empresas extranjeras, las que formen con sociedades nacionales vigiladas por la entidad, y las que éstas últimas formen entre sí, y que ejerzan sus actividades en el Ecuador; las bolsas de valores; y las demás sociedades reguladas por la Ley de Mercado de Valores.


Cuando en virtud de una denuncia o mediante inspección se comprobare que se han violado los derechos de los socios, que se ha contravenido el contrato social o la ley, o que se ha abusado de la personalidad jurídica de la sociedad según lo dispuesto en el Art. 17; en perjuicio de la propia compañía, de sus socios o terceros, se dispondrá inmediatamente la intervención de la compañía. Adicionalmente, de ser el caso, se cumplirá con la obligación de reportar a la entidad encargada de reprimir el lavado de activos, de haberse detectado indicios de las operaciones previstas en las letras c) y e) del Art. 3 de la Ley para Reprimir y Prevenir el Lavado de Activos, sin perjuicio de las acciones de los socios o terceros, a que hubiere lugar para el cobro de las indemnizaciones correspondientes.

Quedan exceptuadas de la vigilancia y control a que se refiere este artículo, las compañías que en virtud de leyes especiales se encuentran sujetas al control de la Superintendencia de Bancos y Seguros
.

LA FIRMA

NUESTRO EQUIPO

BLOG AV

THINK TANK

INDUSTRIAS

ÁREAS DE PRÁCTICA

- Arbitraje y litigio complejo
- China Desk
- Competencia y regulación
- Corporativo y M&A (fusiones y adquisiciones)
- Minería

PUBLICACIONES

- Boletín Informativo
- Noticias de Competencia
- Noticias de Minería

CONTACTO

- Contáctenos
- Únete al equipo

eng

    

©2018 Andrade Veloz Abogados.
Todos los derechos reservados
©2018 Andrade Veloz Abogados
Todos los derechos reservados