Español English
  • Inicio
  • Blog
  • Conoce cómo aplicar el Reglamento de Disolución, Liquidación y Cancelación de compañías
Jueves, 24 Octubre 2019 15:44

Conoce cómo aplicar el Reglamento de Disolución, Liquidación y Cancelación de compañías


La Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros expidió el Reglamento sobre Disolución, Liquidación, Cancelación y Reactivación de Compañías Nacionales y Revocatoria del Permiso de Operación, cuyo objeto es regular el procedimiento de ejecución de la disolución, liquidación, cancelación y reactivación de compañías nacionales, el trámite abreviado, así como también la revocatoria del permiso de operación, liquidación y cancelación de compañías extranjeras sujetas al control y vigilancia de la misma.

La Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros (en adelante la “SCVS”) expidió el Reglamento sobre Disolución, Liquidación, Cancelación y Reactivación de Compañías Nacionales y Revocatoria del Permiso de Operación,[1] cuyo objeto es regular el procedimiento de ejecución de la disolución, liquidación, cancelación y reactivación de compañías nacionales, el trámite abreviado, así como también la revocatoria del permiso de operación, liquidación y cancelación de compañías extranjeras sujetas al control y vigilancia de la SCVS. A continuación, les presentamos un resumen de los aspectos más relevantes de la mencionada normativa.
  1. Las causales para la disolución de las compañías son las siguientes:
  • De pleno derecho:
  • Por el vencimiento del plazo de duración fijado en el contrato social.
  • Por auto de quiebra.
  • Por no aumentar el capital de la sociedad a los mínimos establecidos y dentro de los plazos.
  • Por reducción del número de socios o accionistas a una cifra inferior del mínimo legal.
  • Por exceder de 15 el número de socios de una compañía de responsabilidad limitada.
  • Por incumplimiento de lo dispuesto en el artículo 20 de la Ley de Compañías[2], durante 2 años seguidos.
  • Por decisión voluntaria de los socios o accionistas expresada en la junta general.
  • La disolución por voluntad de los socios y accionistas adoptada en la junta general, las disposiciones de la ley y del estatuto, una vez cumplidas por el representante legal las solemnidades prescritas en el artículo 33 de la Ley de Compañías.[3]    
  • Por decisión de la SCVS:
  • Cuando exista imposibilidad manifiesta de cumplir el objeto social estatutario o por conclusión de las actividades.
  • Cuando la sociedad incumpla la ley, sus estatutos, o los reglamentos, resoluciones y demás normativa expedida por la Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera o la Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros.
  • Cuando la sociedad haya sido intervenida por la SCVS.
  • Cuando la compañía obstaculice o dificulte la labor de control y vigilancia de la SCVS.
  • Cuando la compañía tenga pérdidas que alcancen el 60% o más del capital suscrito y el total de las reservas.
  • Cuando no hayan sido superadas las causales que motivaron la intervención de la sociedad, siempre que exista un informe previo del área de control de la SCVS.
  • Por sentencia ejecutoriada.

De existir una sentencia ejecutoriada que determine la disolución de la compañía la SCVS dará cumplimiento a lo ordenado por el juez.

  1. Verificación de las causales de disolución

Una vez verificada la causal de disolución la SCVS emitirá una resolución de disolución y liquidación la cual será notificada al representante legal de la compañía y al Registro Mercantil del domicilio de la compañía para que siente la razón y la inscripción de la mencionada resolución.  

  1. Nombramiento de liquidador

En la disolución de oficio, la SCVS o su delegado podrá nombrar a un liquidador externo o servidor de la institución, la propia compañía podrá insinuar nombres de liquidadores pudiendo incluir entre ellos administradores actuales o anteriores de la compañía. Asimismo, el cargo de liquidador es indelegable y lo podrá ejercer una persona natural o jurídica, tratándose de una persona jurídica, su objeto social deberá comprender la representación legal, judicial y extrajudicial de la compañía.

Los liquidadores deberán ejercer y cumplir las funciones y deberes establecidos en el artículo 389 de la Ley de Compañías[4], así como otras disposiciones contenidas en dicho cuerpo legal, también serán responsables ante los socios, accionistas o terceros, de cualquier perjuicio por fraude o negligencia en el desempeño de su cargo. En caso de omisión, negligencia o dolo, responderán personal y solidariamente por los daños y perjuicios causados, independientemente de la acción penal.    

  1. Cancelación

La cancelación de compañías nacionales se realizará una vez que haya concluido el proceso de liquidación, para lo cual el liquidador o el representante legal solicitará que expida la resolución que ordene la cancelación de la inscripción de la compañía en el Registro Mercantil, adjuntando la protocolización del balance final junto con el acta respectiva y la forma en que se ha dividido el haber social. Posteriormente, el Superintendente o su delegado emitirá una resolución ordenando que se publique en el portal institucional, verificando previamente que se haya cumplido lo siguiente: (i) que la Resolución originada del proceso haya sido inscrita en el Registro Mercantil; (ii) que la compañía no registre obligaciones con la Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros; IESS; Servicio Nacional de Aduanas del Ecuador; Servicio Nacional de Contratación Pública.

Asimismo, emitida la resolución por cualquier causal de disolución, y el trámite de disolución y liquidación no hubiere terminado en el lapso de 9 meses, en este caso la SCVS podrá cancelar la inscripción de la compañía, salvo que el liquidador o el representante legal justificadamente, solicite una prórroga.

Las compañías canceladas con activos no adjudicados a los socios o accionistas dentro del proceso respectivo, en este caso los socios o accionistas deberán comparecer ante un notario, para que se distribuya y adjudique el remanente del activo en proporción al aporte de cada socio al momento de la liquidación, en el evento que no hubiere acuerdo unánime al respecto, cualquier socio o accionista pondrá en conocimiento de un Juez de lo Civil para su trámite respectivo.

La compañía puede reactivarse hasta antes que se cancele su inscripción en el Registro Mercantil, una vez que se hubiere solucionado la causa de la disolución para lo cual el representante legal o liquidador otorgará la escritura de reactivación.

  1. Tramite abreviado de disolución voluntaria, liquidación y solicitud de cancelación

Las compañías que no tengan obligaciones pendientes con terceras personas, naturales o jurídicas, públicas o privadas, podrán solicitar la disolución voluntaria, liquidación y cancelación de la inscripción en el Registro Mercantil, en un solo acto. Para tales efectos, el representante legal de la compañía presentará a la SCVS una solicitud a la que adjuntara 3 escrituras que contendrán lo siguiente:

  • Acta de junta general en la que conste la voluntad unánime de los socios o accionistas de acogerse al trámite abreviado, la designación del representante legal con funciones de liquidador y la petición de cancelación en el Registro Mercantil. También se hará constar expresamente la ratificación de los socios o accionistas de que la compañía no tiene obligaciones pendientes con terceras personas, naturales o jurídicas, públicas o privadas, y que serán solidariamente e ilimitadamente responsables de las obligaciones de la compañía. Así también deberán declarar bajo juramento la veracidad de la información contable, la misma que el representante legal se obligará a mantener durante 7 años.
  • El balance final de operaciones con el pasivo completamente saneado, debidamente aprobado por la junta general y suscrito por el representante legal y contador.
  • El cuadro de distribución del haber social, debidamente aprobado por la junta general y suscrito por el representante legal.         
  1. Revocatoria del permiso de operaciones de compañías extranjeras

Las causales para la revocatoria del permiso de operación de compañías extranjeras son las siguientes:

  • Si la matriz se extinguiera o dejare de operar por cualquier motivo.
  • Si la sucursal establecida en el Ecuador quedare sin representante debidamente acreditado.
  • Si la sucursal registrare pérdidas equivalentes a más del 50% del capital suscrito y no se lo aumentare dentro del plazo concedido por el Superintendente de Compañías o delegado.
  • Por imposibilidad manifiesta de cumplir el objeto social para el cual se domicilió.
  • Por resolución del órgano competente de la matriz de la compañía extranjera y a solicitud del representante de la sucursal, siempre que estuviere facultado para aquello.
  • Por violación de la legislación nacional o inobservancia de la regulación dictada por la SCVS.

La revocatoria del permiso de operaciones surte los mismos efectos que la disolución. Una vez concluido el proceso de liquidación de oficio o a petición de parte, la SCVS dispondrá la cancelación de la inscripción de la sucursal de la compañía extranjera en el Registro Mercantil.       

 

[1] Resolución No. SCVS-INC-DNCDN-2019-0012, publicada en el Registro Oficial No. 63 del 18 de octubre de 2019.

[2] Art. 20 Ley de Compañías:

“Las compañías constituidas en el Ecuador, sujetas a la vigilancia y control de la Superintendencia de Compañías y Valores, enviarán a ésta, en el primer cuatrimestre de cada año:

  1. a) Copias autorizadas del balance general anual, del estado de la cuenta de pérdidas y ganancias, así como de las memorias e informes de los administradores y de los organismos de fiscalización establecidos por la Ley;
  2. b) La nómina de los administradores, representantes legales y socios o accionistas, incluyendo tanto los propietarios legales como los beneficiarios efectivos, atendiendo a estándares internacionales de transparencia en materia tributaria y de lucha contra actividades ilícitas, conforme a las resoluciones que para el efecto emita la Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros; y,
  3. c) Los demás datos que se contemplaren en el reglamento expedido por la Superintendencia de Compañías y Valores.

El balance general anual y el estado de la cuenta de pérdidas y ganancias estarán aprobados por la junta general de socios o accionistas, según el caso; dichos documentos, lo mismo que aquellos a los que aluden los literales b) y c) del inciso anterior, estarán firmados por las personas que determine el reglamento y se presentarán en la forma que señale la Superintendencia”.

[3] Art. 33 de la Ley de Compañías:

“El establecimiento de sucursales, el aumento o disminución de capital, la prórroga del contrato social, la transformación, fusión, escisión, cambio de nombre, cambio de domicilio, convalidación, reactivación de la compañía en proceso de liquidación y disolución anticipada, así como todos los convenios y resoluciones que alteren las cláusulas que deban registrarse y publicarse, que reduzcan la duración de la compañía, o excluyan a alguno de sus miembros, se sujetarán a las solemnidades establecidas por la Ley para la fundación de la compañía según su especie.

La oposición de terceros a la inscripción de la disminución del capital, cambio de nombre, disolución anticipada, cambio de domicilio o convalidación de la compañía, se sujetará al trámite previsto en los Arts. 86, 87, 88, 89 y 90”.

[4] Art. 389, Ley de Compañías:

“Incumbe al liquidador de una compañía:

  1. Representar a la compañía, tanto judicial como extrajudicialmente, únicamente para los fines de la liquidación;
  2. Realizar las operaciones sociales pendientes y las nuevas que sean necesarias para la liquidación de la compañía;
  3. Recibir, llevar y custodiar los libros y correspondencia de la compañía y velar por la integridad de su patrimonio;
  4. Exigir las cuentas de la administración al o a los representantes legales y a cualquier otra persona que haya manejado intereses de la compañía. El administrador de la sociedad está obligado a entregar al liquidador toda la información societaria y contable con sus respectivos soportes, caso contrario la Superintendencia le podrá imponer una multa de conformidad con lo previsto en esta Ley;
    5. Enajenar los bienes sociales con sujeción a las reglas de esta Ley;
  5. Cobrar y percibir el importe de los créditos de la compañía y los saldos adeudados por los socios o accionistas, otorgando los correspondientes recibos o finiquitos;
  6. Presentar estados de liquidación, de conformidad con esta Ley;
  7. Concertar transacciones o celebrar convenios con los acreedores y comprometer el pleito en árbitros, cuando así convenga a los intereses sociales;
  8. Pagar a los acreedores con los recursos de la compañía;
  9. Informar a la Superintendencia sobre el estado de la liquidación, de acuerdo con el reglamento que esta expida;
  10. Rendir, al final de la liquidación, cuenta detallada de su administración a la junta general de socios o accionistas y a la Superintendencia;
  11. Elaborar el balance final de liquidación o suscribir el acta de carencia de patrimonio; y,
  12. Distribuir entre los socios o accionistas el remanente del haber social.

El liquidador no podrá repartir entre los socios o accionistas el patrimonio social sin que hayan sido satisfechos todos los acreedores o depositado el importe de sus créditos”.

Visto 155 veces Modificado por última vez en Jueves, 24 Octubre 2019 18:58
©2019 Andrade Veloz Abogados
Todos los derechos reservados.
Desarrollado por {nk}